miércoles, 27 de febrero de 2013

Lo que tenemos en común Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg y yo

Hace un mes y medio publiqué una entrada en la que defendía la inclusión de la programación en las escuelas ya que creo que es muy importante porque ayuda a estructurar las ideas.
"Everybody in this country should learn how to program a computer ... because it teaches you how to think."
Steve Jobs

Así comienza un video en el que Mark Zuckerberg (creador de Facebook), Bill Gates (Microsoft) y otros programadores animan a la inclusión de la programación en la enseñanza.


Este video forma parte de la campaña de code.org, una organización sin ánimo de lucro que trata de promover la programación en las escuelas con la premisa de que en 2020 habrá un millón más de puestos de trabajo de programación que gente preparada para realizar esos trabajos.

Sinceramente espero que en España no nos haga falta tanta gente, porque veo muy alejado esto de la programación de los planes de estudio actuales.

viernes, 22 de febrero de 2013

Defender la educación concertada sin atacar a la pública

A raíz del programa Salvados, de Jordi Évole sobre la educación en España, y de un comentario vertido sobre los colegios concertados por un desarrollador bastante conocido, he decidido salir en su defensa, ya que parece que es más fácil atacarles a ellos pensando que son el problema de la educación en España en lugar de pensar en cómo mejorar la educación en las escuelas públicas.

Mi opinión es que cada uno, para mejorar, no debe tanto fijarse en los demás, sino en si mismo, y por tanto, cada escuela, sea del tipo que sea, debe mirarse y ver lo que están haciendo mal para poder mejorarlo y por ello yo creo que los centros deben ser autónomos para formar un equipo que crean que es el mejor, como lo son los colegios concertados y como lo son los colegios en países como Finlandia.




A parte de esto, si bien es cierto que mi experiencia con la enseñanza pública en general no ha sido buena, he de decir que siempre he estado más cerca de la enseñanza concertada porque el mundo que me rodea ha  estado siempre lleno de gente con vocación de enseñanza pero poca vocación de "estudiar una oposición" o de "ser funcionario" por lo que han acabado, muchos de ellos, dando clase en colegios concertados.

Eso me permite conocer la realidad de varios centros escolares en Asturias y contrastar los datos de que dispongo y que imagino que serán extrapolables a la mayoría de los centros escolares de España. Me consta que hay algún centro que no funciona así, y que es más un negocio, pero no tengo datos concretos. No obstante, se aceptan comentarios.

Asimismo, mis hijos asisten a un centro privado concertado porque así lo he elegido yo en base a dos premisas: Un gran número de las referencias que veo, leo y oigo sobre la escuela pública apuntan a una gran "industrialización de la escuela" (esto no es propio de España, está pasando en todo el mundo). Sin embargo, la escuela a la que van mis hijos, además de enseñarle, le educan en valores y sé que algunos profesores tratan de potenciar la creatividad de los alumnos. Y además, los valores en los que educan a mis hijos incluyen la religión. Sí, la cristiana. No pasa nada, lo he elegido yo. Y estoy contento con ello.

Sin embargo, y a pesar de que los datos de que dispongo apuntan en otra dirección, leyendo un poco a los "defensores de la escuela pública" parece que son los colegios concertados los culpables de que a ellos les vaya mal. Es un lamento bastante cutre el pensar siempre que nos va mal por culpa de los demás y no mirar a ver qué es lo que estamos haciendo nosotros mal y tratar de solucionarlo.

Creo que la solución pasa por "ensimismarse" un poco. Que los centros, todos, sean iguales ante la ley y reciban la misma cantidad de dinero o la que se necesite (parece obvio que los centros con menos alumnos necesitan algo más de dinero por alumno) y que, a cambio, todos sean lo suficientemente autónomos como para poder ver lo que están haciendo mal y tratar de ponerle solución. Y que las consecuencias sean funestas para el que lo haga mal. Que puedan contratar y descontratar (cuando sea necesario) y que decidan cómo quieren dar las clases o si quieren dar "religión", "educación para la ciudadanía" o "las claves para hallar agua en el desierto". Cada uno que decida qué es lo que más conviene a sus alumnos.

Además, creo que los maestros no deberían aprobar oposiciones. Deberían hacer una especie de MIR con cuatro años de prácticas en centros escolares y que luego se buscaran la vida. Así serán los mejores y los que tengan auténtica vocación los que acabarán dando clases a nuestros hijos, y no el primero que apruebe una oposición a "funcionario".

Me ha salido un post sumamente largo para llegar a estas conclusiones, así que el que quiera leerlo, está aquí, y el que no le apetezca seguir leyendo, bastante ha tenido que aguantar para llegar hasta aquí.

La enseñanza es cara pero más cara nos va a salir

Es curioso que llevo escuchando la misma cantinela con el rollo de que si los padres tienen que pagar o dejar de pagar ya varios años. Antes incluso de tener a mis hijos. Y la verdad, la solución es bien sencilla. Si no quieres pagar, lleva tus hijos a un centro público y deja a la concertada tranquila.

Que si es que hay que pagar los libros, las zapatillas de deporte, el traje de la primera comunión... pues no nos queda nada. La cosa se va a poner muy chunga con esto de las nuevas tecnologías a medida que se vayan implantando en los centros escolares y hemos de tener muy claro que se acabarán implantando.

Ilustración de Antonio Mingote

Es que la enseñanza es gratuita


Falso. La enseñanza no es gratuita porque los maestros cobran, la empresa de suministro eléctrico cobra, el del gasóleo cobra, la empresa de aguas cobra y al final todo ese dinero sale del bolsillo de alguien. Además, hay que pagar los libros de texto, el transporte y la comida cuando la conciliación de la vida laboral y familiar obligan, etc. A día de hoy, tener hijos sale por un ojo de la cara.

A parte de eso, coincido en que en un mundo ideal no deberíamos tener que pagar más por la enseñanza de nuestros hijos, pero eso es una bonita teoría por el momento ya que las escuelas cuestan mucho dinero.

En el caso de la enseñanza pública, la pagamos todos. La usemos o no. Tengamos hijos o no. Pensemos que el plan de educación del gobierno de turno es el más adecuado o no. Cuando llevas a tu hijo al colegio, "no tienes que aportar más dinero" porque ya lo hemos pagado entre todos.

En el caso de la enseñanza privada concertada, según la legislación actual:

“En el módulo, cuya cuantía asegurará que la enseñanza se imparta en condiciones de gratuidad, se diferenciarán:
a) Los salarios del personal docente, incluidas las cotizaciones por cuota patronal a la Seguridad Social que correspondan a los titulares de los centros.
b) Las cantidades asignadas a otros gastos, que comprenderán las de personal de administración y servicios, las ordinarias de mantenimiento, conservación y funcionamiento, así como las cantidades que correspondan a la reposición de inversiones reales. Asimismo, podrán considerarse las derivadas del ejercicio de la función directiva no docente.  Las citadas cantidades se fijarán con criterios análogos a los aplicados a los centros públicos.
c)    Las cantidades pertinentes para atender el pago de los conceptos de antigüedad del personal docente de los centros privados concertados y consiguiente repercusión en las cuotas de la Seguridad Social; [...]“.

Vamos, que los centros concertados viven de la administración


Hagamos cuentas. Según los datos oficiales, descontando los alumnos de los centros privados, aproximadamente el 73% de los alumnos acuden a centros públicos y el 27% restante a centros privados concertados (recuerdo que hemos excluido a los privados no concertados).

A pesar de ello, la administración invertiría aproximadamente un 40% (según quien haga el estudio) en los centros privados concertados con respecto a lo que invierte, por alumno, en un centro público (son datos de 2008). Imagino que con la crisis, ya cosa se haya igualado un poco, aunque imagino que no andará muy lejos de la situación expuesta, pero incluso en el caso de que se hubiera incrementado hasta el 60%, sigue siendo una cifra muy inferior.

Suponiendo que fuera (que no lo es) el 60%, se calcula que el porcentaje de lo que pagan las administraciones a nivel nacional, de media, se distribuye de la siguiente manera: el 82% del presupuesto se destina a colegios públicos y el resto (18%) a colegios concertados. Parece lógico que si el 27% hemos elegido que nuestros hijos vayan a esos colegios, se destinara el mismo porcentaje del presupuesto para ellos, pero no es así.

Y yo, que pago mis impuestos no entiendo por qué mi dinero no va a parar al tipo de enseñanza que yo he elegido para mis hijos, sino que veo que principalmente se destina a los centros públicos con los que no siempre he tenido buenas experiencias.

Ya pero es que los centros concertados son empresas privadas


Esto no siempre es así. En todos los casos que yo conozco los propietarios de los centros son fundaciones. Como en todas partes, habrá alguien que se lucre. En ese caso, los usuarios deberían denunciar. Pero en todos los casos que yo conozco de cerca, muy lejos de tener beneficios, las fundaciones tiene que recibir aún más dinero externo en forma de donaciones y aportaciones de órdenes religiosas.

No obstante, parece ser que sí hay empresas titulares de centros educativos que se están lucrando. En ese caso los usuarios deberían denunciar, pero no se puede pensar que todos los centros viven del estado porque no es el caso.

En la mayoría de los casos se trata de fundaciones y asociaciones las que las administraciones delegan la educación porque no tienen infraestructura suficiente, ni la tendrán a medio plazo, para dar educación a toda la población que la necesita. 

A cambio de esa financiación, que como ya hemos visto no se corresponde con la demanda actual, los centros educativos se ajustan a las directrices que les marcan las administraciones:

  • Deben tener un número de alumnos por aula que le marque la administración (que en Asturias en mayor que en la enseñanza pública).
  • Los profesores deben trabajar 25 horas lectivas (y sus proporcionales en preparación de clases, corrección de exámenes, tutorías, etc.) frente a las 18 o 20 (según cada autonomía).
  • Los profesores, al menos en Asturias, cobran bastante menos que los de la enseñanza pública. Y no se ha igualado con los últimos recortes porque los profesores de la enseñanza concertada también los han sufrido.
  • El contenido de los libros de texto es el que le marca la administración y salvo en el caso de religión, los colegios no deciden qué se imparte en el centro.
  • El centro concertado no podrá decidir a quién admite, sino que será la administración la que realizará los procesos de selección del alumnado en base a un sistema de puntuación común para todos los centros educativos.

La única diferencia es la gestión autónoma en cuanto a la elección del profesorado. Poca cosa como para que digan que es una empresa privada que "vive de la administración". 

Bueno, entonces sabemos que a los alumnos de la enseñanza concertada se les paga para que reciban la educación tan sólo la mitad de lo que reciben los alumnos de la pública. Si alguien piensa que con eso debería ser suficiente y que se puede ofrecer una educación gratuita para los alumnos sólo hay dos opciones: Que en la escuela pública alguien se esté llevando pasta de más. Que sea mentira y en la escuela concertada estén recibiendo pasta de menos.


Yo, a pesar de mi experiencia, y sin descartar del todo la opción uno, prefiero pensar que la buena es la segunda opción, pero parece claro que con esas cifras el negocio no es muy lucrativo.

La enseñanza de calidad cuesta dinero


Y como no creo que con la mitad del presupuesto se pueda conseguir una educación de calidad, me parece bien que el centro busque financiación por otras vías. Y, si hace falta, que le pida dinero a la gente que más interés tiene en dicha calidad: los padres.

Pero ojo, que si no me interesa un centro porque sé que me van a pedir dinero por llevar a mi hijo, tengo la libertad de no llevarlo. Incluso si no quiero, o no puedo pagar, no tengo por qué hacerlo porque es voluntario. Y que nadie se lleve a engaños. Me consta que los profesores no tienen (y no deberían tenerlo) acceso a saber quién paga o quién deja de pagar, de modo que si no pagas, tu hijo no será un apestado y dejará de tener amigos.

Es un hecho que las administraciones deciden que no van a poner todo el dinero que se necesita, pero hay un 27% de la gente que quiere que sus hijos estudien en un colegio con unos determinados valores (religiosos, laicos o como sean) y como el estado es aconfesional (no laico), cada uno tiene derecho a decidir ese tipo de cosas para sus hijos. Y ese 27% sabe (presentan sus cuentas) que en esos centros el dinero que da la administración no da para que la enseñanza sea del todo gratuita y lo aceptan y aún así llevan a sus hijos a esos centros.

Las aportaciones voluntarias suponen, según los datos del INI, de media, un 37,6% del presupuesto del centro. El 3,6% son aportaciones externas y donaciones de modo que el importe proveniente de las Administraciones es el 58,8% de lo que se deduce que los colegios concertados deben funcionar con un presupuesto más reducido, de media, que los colegios públicos.

Y sin embargo estos centros suelen tener bastantes más solicitudes que los centros públicos que pese a tener un presupuesto más elevado no se percibe por parte de los usuarios (padres, madres y alumnos), en la mayoría de los casos, una mejor calidad en la enseñanza en los centros públicos. Más bien al contrario.

Obviamente queda claro que el hecho de que en un centro los profesores hayan aprobado una oposición y en el otro no, demuestra que aprobar una oposición no te capacita para el desempeño de una función y no tiene nada que ver con que la enseñanza sea gratuita o deje de serlo.

En el caso de los centros que conozco de cerca, claramente la enseñanza NO es un negocio. En el caso concreto del colegio donde llevo a mis hijos a los padres se nos presentan anualmente las cuentas del centro y no me parece que nadie esté lucrándose de esa situación.

Y si no es un negocio ¿Por qué hay colegios concertados?


Bueno, debo decir que muchos, muchísimos, funcionan por inercia. Otros, porque hay gente detrás que tiene vocación y prefiere invertir su tiempo en formar y educar personas. Y otros, supongo que sí, que algo ganarán. Y luego hay otros que no tengo ni idea, claro.

La verdad es que muchas órdenes religiosas están desapareciendo y los centros funcionan porque progresivamente se ha ido sustituyendo la titularidad del centro por una fundación de carácter religioso afín al ideario de la orden original y que más o menos dirige el colegio como si fuera la propia orden. Como en todas, en estas fundaciones también habrá personas que lo hacen bien y personas que lo hacen mal, que engañan y que roban. Desgraciadamente seguro que es así, como pasa en las administraciones y en todas partes. 

Pero también hay fundaciones que se preocupan de verdad por la educación. Porque creen que es una parte  importante del desarrollo de los niños y luchan por la calidad en la educación. Contratan a gente que, como ellos, se crea la importancia de la educación como parte fundamental del desarrollo de los niños. Les preparan. Les motivan. Motivan a los alumnos para sacar lo mejor de ellos.

Sin embargo, como ya he dicho, la enseñanza cuesta dinero. Mucho. Y dado que yo pago mis impuestos, y pago para que una parte de ese dinero vaya a educación, quiero que el estado financie una parte de la educación de mis hijos, solo que en lugar de darle el dinero a un centro público cualquiera, quiero que se lo de justo al que he elegido yo, que resulta que no es público.

¿Y por qué tengo yo que pagar con mis impuestos a una empresa privada?


Llegados a este punto, la discusión se convierte en un "diálogo para besugos":
- Si el centro escolar cobra a los padres, ¿para qué tengo yo que pagar con mis impuestos?
- Y si yo no creo en la educación pública como se está impartiendo hoy en día, ¿por qué tengo que pagar con mis impuestos?
- Ya, pues paga al centro, pero yo no quiero pagar con mis impuestos.
- Si, pero entonces si pago a este centro, no quiero pagar con mis impuestos al otro, quiero pagar a este
- Y yo no quiero pagar a los curas con mis impuestos
- Y yo lo que quiero es que mis impuestos no vayan a colegios laicos porque este es un estado aconfesional.
- Sí, pero si el centro escolar cobra a los padres ¿para qué tengo yo que pagar con mis impuestos?

- Y si yo no creo en la educación pública como se está impartiendo hoy en día, ¿por qué tengo que pagar con mis impuestos?
- Ya, pues paga al centro, pero yo no quiero pagar ....
...[bucle]

Bueno, realmente no estás pagando tú con tus impuestos a ninguna empresa privada. Estoy pagando yo con los míos. Digamos que mi parte de los impuestos no va a los centros públicos sino a los privados concertados, y me parece bien.

Si no, yo podría protestar porque mis impuestos van a pagar a gente sin vocación que estudia una carrera, saca una oposición (o no, como ya expliqué) y luego "a vivir como un funcionario" y además, practican un modelo de educación industrializada y, encima, laica.

Tampoco me gusta que con mis impuestos se financie al cine español. A toda esa gente que sale con unos vestidos que superan con mucho mi presupuesto anual familiar para decir lo mal que lo está pasando la gente que sufre embargos, que está en el paro, etc.

Tampoco que se financie a determinadas actividades como partidos políticos o sindicatos que, anclados en el pasado, ya no aportan ningún valor.

Pero en lugar de protestar por lo de los demás, lo que me preocupa es que mi parte de los impuestos sí vaya a un centro educativo más acorde con mis expectativas. Y que se usen de forma racional.

¿Es la solución un cheque escolar?


Una posible solución que hace tiempo que oigo hablar sería un cheque escolar y que cada uno pague al centro al que va. Luego, en unos centros se complementaría el resto del presupuesto con dinero público y los padres no tendrían que pagar más. Y en otros centros, se complementaría con aportaciones de los padres.

No se si es la mejor solución, pero necesitaría de una mayor libertad a la hora de escoger el centro. Libertad que ahora no se tiene para "dar igualdad de oportunidades". Sin embargo, en el caso del cheque escolar sería necesaria, puesto que cada uno solicitaría ingresar en el centro donde se quiera gastar su cheque.

Esto provocaría una gran demanda en unos centros y una caída brutal en otros. Como se necesitaría un sistema de selección, seguramente a nadie le gustaría el sistema implantado, que sería mediante exámenes, amiguismos, etc. así que al final sería más un problema que una solución y volveríamos a discutir sobre el asunto cuatro años después.

¿Es la solución la eliminación de los centros concertados?


Pues sí, y no. Creo que la solución es la eliminación de las diferencias entre los centros públicos y concertados.

Entregando la misma cantidad a todos los centros, incluyendo el coste de los libros y el comedor, y eliminando la "necesidad de más financiación" de los centros eliminas las tasas "voluntarias" y se incrementa aún más la transparencia. El centro no necesitaría por tanto emplear triquiñuelas como la de poner uniformes para que, a cambio, el Corte Inglés les regale unos balones y no tener que comprarlos porque la Consejería no les da dinero para ello.

Se eliminaría también la posibilidad de convertirlo en un negocio. Las cuentas serían claras. Como dicen en mi pueblo: "las ovejas que entran por las que salen". 

Todos los profesores cobrarían lo mismo, por lo que no habría esa discriminación de los profesores de la concertada que, al menos en Asturias, (no se cómo está en otras comunidades autónomas) cobran menos que los de la pública a pesar de trabajar más horas.

A cambio de estos "beneficios" que tendría la enseñanza concertada (reducción de la ratio, reducción del horario, incremento de salario, incremento del presupuesto, ...), la enseñanza pública tendría también los suyos, como una gestión más autónoma del centro y por tanto la progresiva eliminación de los "funcionarios de vocación" y también más posibilidades para los trabajadores de quedarse cerca, o en la provincia donde viven.

No sufrirán la reducción del porcentaje de alumnos inmigrantes de o de estratos sociales más bajos, pero es que eso se ajusta a las áreas donde están ubicadas unos centros u otros en la mayoría de los casos. Tampoco notarían una reducción del número de alumnos de necesidades educativas especiales porque en la actualidad estos alumnos ya están accediendo mayoritariamente a los centros educativos concertados (por ejemplo, en el centro donde estudian mis hijos el porcentaje de niños con síndrome de down es el doble que el porcentaje de niños con ese problema en esa franja de edad en Asturias. Esto se debe a que este tipo de alumnos tiene más puntos para elegir el centro escolar y ya no existe ese antiguo prejucio de que en la escuela concertada no se atiende a estos niños).

Sin embargo, ampliar la gratuidad de la educación a los libros y el comedor ayudaría a los niños más desfavorecidos que sí verían mejoradas sus condiciones.

Ya, pero es que no hay dinero


Efectivamente, no hay dinero. La crisis y la mala gestión nos llevan a una situación en la que se mire como se mire, no hay solución.

Además del dinero debería haber ganas, pero es que tampoco las hay.

Y finalmente hace falta que eliminemos de la sociedad la idea de que si alguien no enseña como a mi me gusta, esa enseñanza debería estar prohibida, es ilegal y están defraudando. 

jueves, 21 de febrero de 2013

La enseñanza pública vista desde mi experiencia

A raíz del programa Salvados, de Jordi Évole, en el que se hablaba de la educación en España, e incluso se criticaba a la concertada (pero nadie se molestaba en entrevistarse con un centro de enseñanza concertada) y después de un tweet de ayer en el que un desarrollador bastante influyente acusaba a los colegios concertados de corruptos, he decidido defenderles un poco, que parece que últimamente todo son ataques.



Pero antes de explicar bien cómo veo yo la educación concertada, voy a contar unas pocas experiencias que he tenido yo con la educación pública y cuáles creo que son las bases de los problemas de la educación en España.

Partiendo del hecho de que la educación en Asturias no es un ejemplo de transparencia, también he de decir que conozco gente muy honrada, muy trabajadora y con auténtica vocación para la educación que trabajan en colegios públicos que funcionan muy bien. Aquí sólo relato hechos sucedidos relacionados con al educación pública en mi trabajo como desarrollador.


La expresión "rata de biblioteca" no es lo que yo pensaba


En el año 2007, ya empezada la crisis, aunque aún no la veíamos venir, tuve un chivatazo, por un contacto, de que un colegio público de un área rural estaba buscando un desarrollador que les hiciera una aplicación web para la gestión de una biblioteca aportando, además, un valor añadido en funcionalidades que aún no se habían implantado en otras bibliotecas.

Era un proyecto que se había presentado a un concurso y habían ganado la nada despreciable cantidad de 12000€ para su desarrollo. Como yo sabía el importe (gracias a mi contacto), el presupuesto que le hice aún era muy por debajo de esa cantidad, en previsión de que quisieran destinar parte de él a otras áreas.

Me molesté en hacer un presupuesto, prepararlo, estudiar las diferentes opciones, etc. Pero mi interlocutora jamás la leyó. Cuando fui a verla, no se molestó ni en abrir la documentación. Simplemente me dijo, hemos llegado a un acuerdo con la Universidad y nos lo van a hacer gratis.

Como me quedé ojiplático, en lugar de callarme la boca le espeté que sabía que tenían 12000€ y que me gustaría saber qué iban a hacer con ese dinero, que salía de la administración y por tanto era un dinero que habíamos puesto todos los que vivimos y trabajamos en Asturias. La interlocutora, no se si porque no se esperaba esa pregunta, sólo respondió: "una pequeña parte, para comprar unas estanterías para la biblioteca y el resto, pues ya veremos. No tenemos que justificar los gastos."

Me consta que, a día de hoy, la "biblioteca online" por la que recibieron ese dinero, es un Wordpress sin ninguna funcionalidad más.

Amiguismos por aquí, amiguismos por allá


Durante mis cuatro años presentando ofertas a concursos públicos he presentado algunas para la Consejería de Educación y he sufrido los amiguismos desde los dos lados.

En ocasiones, se nos rechazaron ofertas porque nos buscaban el más mínimo fallo para descartarnos con el objetivo de que saliera la segunda opción aunque fuera peor técnica y económicamente (es que eran conocidos), y a veces, se nos valoró técnicamente muy por debajo de lo "normal", no considerando que las funcionalidades "extra" eran las que les gustaría a ellos tener porque económicamente nuestra opción era la mejor y había que echarnos abajo.

También a veces, se nos dio una segunda oportunidad con alguna triquiñuela legal para que ajustáramos el precio porque íbamos más caros y conocíamos a alguien dentro, o simplemente se nos adelantó lo que iba a salir en el pliego para que lo pudiéramos preparar.

Y esto en Educación y Cultura pero en otras consejerías la cosa no era mejor ni peor.

Siempre me gustó bien poco esto y en alguna ocasión mostré mi desagrado.

Vocación de "funcionario"


Se da la circunstancia de que en mi mundo, el del desarrollo de software, la mayoría de la gente entra por vocación. Nos gusta programar, o al menos, así ha sido con la gente que me ha rodeado.

Esto no sucede en la enseñanza. Mucha gente que conozco ha entrado en la escuela de magisterio porque "no le daba la nota para otra cosa". Y luego, tan ricamente, se han puesto a dar clase a unos niños que no tienen la culpa de que esa persona no tenga vocación.

Pero lo que más me extraña es que en la mayoría de los trabajos que he tenido, he coincido con alguna (o más de una) persona que quería presentarse a unas oposiciones de maestro para ser funcionario: "18 horas de trabajo a la semana, 3 meses de vacaciones, no te pueden echar, ..." No sólo es que seas funcionario, es que eres un funcionario guay. Con vocación ... de funcionario, no de maestro.

Conozco gente que lo ha conseguido y es funcionario. Gente que estuvo muchos años de interino (sí, dando clase) pese haber sacado un 0 (lo pongo con letra por si alguien no lo entendió: CERO) en el examen, gente que sacó el examen y no ha trabajado la mitad de su vida laboral porque enlaza las bajas unas con otras y sin embargo tiene otro trabajo "extra" del que no se da de baja, gente que en lugar de 18 trabaja 4 y el resto lo dedica a "hacer otras cosas".

¿Cuál es el problema de la educación pública?


Mi opinión, basada en mi experiencia (la mía propia, no la de terceros), es que el principal problema de la escuela pública es la gente. Sí, las personas.

Por un lado, llenarse "funcionarios de vocación" no ha beneficiado para nada la situación que con el tiempo se va empeorando, ya que además de no tener vocación, se van cansando, cosa normal con la edad, y que no tiene una fácil solución. 

Me consta que echar a un "inepto" que engaña y estafa al centro  (no pongo nombres por privacidad, pero se lo merecía), siendo este concertado o privado es harto difícil a pesar de que, según el juez, sean "hechos probados". Al final, le pagas una gran indemnización y al menos no empeora la situación. No quiero imaginarme el grado de "aferramiento a la silla" que tendrán esos "funcionarios vocacionales ineptos" que, estoy seguro, hay en todos lados.

Aunque no todo el mundo es así, y me consta porque tengo familiares que son ejemplo de lo contrario, pero tres o cuatro ineptos en un centro escolar te echan abajo todo el proyecto educativo. Y lo que es peor, se contagia.

Tampoco todo el mundo es una "rata de biblioteca", pero dos o tres que tengas así, que se van quedando con unos euros de aquí y unos euros de allí porque no se entera nadie, acaban con el prestigio y el dinero de un centro escolar.

Y por el lado de los padres, como no creen que los profesores tengan ningún prestigio, no enseñan eso a sus hijos, lo que agrava la situación creando profesionales desprestigiados, poco valorados y rodeados de compañeros que no colaboran.

La solución


Esto también es una opinión, pero me parece que la solución no es acabar con la enseñanza concertada, que por cierto, va a lo suyo sin meterse continuamente con la pública, sino simplemente cambiar el sistema actual del profesorado, incrementando la nota de corte en las universidades (sí, y si no se llena la facultad da igual porque es una inversión a futuro) y cambiando la política de contratación de los centros. Permitiendo que sea el propio centro el que elija a los trabajadores (sí, como en Finlandia) y los "descontrate" si no cumplen unos mínimos o si se demuestra que roban, estafan o engañan al colegio.

Y por supuesto, estableciendo unas consecuencias si se hace mal o se contrata a "amiguitos".

Luego ya vendrán los planes de estudio y las leyes de educación... pero no son los más importante si no tienes gente que lo lleve a buen puerto.

jueves, 10 de enero de 2013

Aprender a programar

Recientemente estuve hablando con un familiar al que, en la carrera de industriales, le pedían aprender a programar en Python. Dado que, aunque no soy el mayor experto mundial, sí que tengo bastante soltura, me ofrecí a ayudarle con las dudas que tuviera.

Nada más comenzar a hablar con él me dí cuenta que el problema no era aprender Python sino aprender a programar. Todas las dudas que tenía eran dudas de razonamiento y análisis. Y creo que esa es una gran carencia que tienen, en general, muchos de los alumnos que empiezan ingenierías y muchas otras carreras.

Al hilo de esta situación ayer, hablando con @xixonman sobre educación, yo defendía que deberían enseñar programación en los colegios, así como mecanografía. No como asignaturas aisladas, sino "embebido" en otras asignaturas como matemáticas o conocimiento del medio (o como sea que se vaya a llamar) o física...

Pero no enseñar un lenguaje de programación, sino aprovecharse de las herramientas educativas que, como Scratch, del MIT, Alice, de Carnegie Melon University, o muchas otras, permiten aprender a programar sin necesidad de aprender un lenguaje concreto.


Entorno de trabajo de Scratch


¿Y qué se consigue con esto?


Este aprendizaje no tiene como objetivo que al terminar la enseñanza secundaria todo el mundo sea un programador, sino que según el Ministerio de Educación, se consiguen los siguientes objetivos:

  • Permitir el desarrollo del pensamiento abstracto
  • Favorecer el desarrollo del pensamiento algorítmico
  • Poner en marcha procesos creativos que pueden ser realizados a través de grupos de trabajo (aprendizaje cooperativo)
  • Aglutinar la utilización de diferentes “inteligencias” en proyectos compartidos: lingüística, matemática, artística, espacial, musical, interpersonal e intrapersonal.

Lo que yo propongo no es eliminar ninguna de las asignaturas o contenidos actuales, sino cambiar la forma de dar clase para aprovechar la tecnología actual. Estoy seguro de que muchas veces, el aula de ordenadores de cualquier colegio está vacía y es una pena porque seguramente motivarás más a los alumnos a aprender física o matemáticas si emplean los ordenadores que si te empeñas en que aprendan, de memoria, la interpretación geométrica de la derivada.

¡Extra, extra!


Al hilo del tema, os dejo aquí un enlace sobre cómo motivar a los niños a la programación [en].

lunes, 31 de diciembre de 2012

Fin de la primera parte

Hace tiempo leía en un artículo en el periódico (en formato árbol muerto, sí) una frase de unos emprendedores "por necesidad":
Como no hay trabajo en nuestra ciudad, tendremos que emprender.
Esta frase resume un poco mi nuevo camino, aunque con un matiz:
Como no hay un trabajo decente en esta ciudad, tendremos que emprender.

Así fue, como ya sabéis, que me puse manos a la obra con mi nuevo proyecto (y algunos otros ultrasecretos de los que todavía no puedo hablar). Al mirar hacia adelante, veo que aún falta una barbaridad de cosas. Como diría Miliki, una barbaridad muy bárbara.

Pero cuando miro atrás, veo todo lo que hemos avanzado este año, los pasos que hemos dado y lo que he aprendido, y es cuando me doy cuenta que ya no hay vuelta atrás. Que ahora sólo se puede seguir adelante.

Imagen del disco de Los Piratas "Fin (de la Primera Parte)"

Lo que queda por delante, hasta el fin de la segunda parte, es la recta final del proyecto. Para bien o para mal.

Hasta aquí, he recibido muchos apoyos, especialmente de mi familia y mis amigos. Todos me animan a continuar, y eso ha hecho posible que lleguemos hasta aquí con energía suficiente para acabar. Por eso, muchas gracias a todos, de verdad.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Resumen de 2012

Como cada año, Google hace un resumen de las búsquedas más populares en su Google Zeitgeist (ver solo España).



Este resumen es una interesante reflexión sobre los hábitos de la gente y sobre las tendencias. Como siempre, hay cosas que responden a tendencias (búsquedas de gente, películas, TV,...), grandes eventos (olimpiadas), la crisis (búsquedas sobre Bankia, reforma laboral, sepe,...) y otras que son más habituales como las marcas de moda, los lugares de viajes, etc.

Pero de todo, yo haría tan sólo tres observaciones para bien y para mal:

  • Que del global, la sexta palabra más buscada sea apalabrados, con la que está cayendo, quiere decir que la gente dedica demasiado tiempo a jugar con el móvil. Me parece que esa no es la actitud, que para que cada uno salga de esta crisis hay que ponerse en marcha, y no veo que la mayoría lo estén haciendo.

  • En las búsquedas de imágenes, quitando la primera (¿Pokemon?), las tres siguientes denotan que la gente busca optimismo. La gente busca poner cosas bonitas en su fondo de pantalla y eso es bueno.

  • En las búsquedas de gente, en octavo lugar está María de Villota. Está ahí, desgraciadamente, porque sufrió un grave accidente, pero de que esté ahí saco dos conclusiones: que las noticias de su accidente y posterior recuperación tuvieron un impacto brutal, teniendo en cuenta que los resultados de los demás corresponden a todo un año; y que, en el fondo, no todo es fútbol y la gente también habla (y busca) de Fórmula 1 (y de otras cosas).

Feliz año a todos y que el 2013 sea un año de cumplir algunos sueños.